Miércoles, 21 Enero 2015 18:57

Inflamación y nutrición.

Escrito por 
Valora este artículo
(128 votos)
AddThis Social Bookmark Button

Inflamación y nutrición.

¿QUÉ ES LA INFLAMACIÓN?

Es la respuesta natural del organismo para protegerse de sustancias extrañas, infecciones, virus, golpes, etc... El objetivo es acumular de forma masiva células inmunológicas y virus y sangreagua, además de aumentar el flujo sanguíneo en la zona afectada, de esta forma aumenta la permeabilidad en la zona con lo que los glóbulos blancos pueden atravesar los vasos sanguíneos con mayor facilidad. En el caso de una lesión tiene la finalidad de acelerar la curación del tejido dañado y en otros casos su finalidad es la eliminación de sustancias extrañas.
El organismo tiene cierta capacidad de regulación de la intensidad de las inflamaciones a través de las prostaglandinas (unas proinflamatorias y otras antiinflamatorias), los leucotrienos, ... Como hemos dicho, la inflamación es necesaria en el organismo, el problema viene cuando la inflamación persiste debido a un desequilibrio entre sustancias pro y antiinflamatorias.

El exceso de sustancias proinflamatorias, producen la destrucción de los cartilagos, produciendo un deterioro en las articulaciones, que dará lugar a molestias articulares, excepecialmente acentuado con la edad.

 

¿CÓMO INFLUYE LA ALIMENTACIÓN EN LOS PROCESOS INFLAMATORIOS?

Vamos a ver cómo afectan los distintos macronutrientes: Grasas, proteínas e hidratos de carbono.


GRASAS:
Grasas trans: Generan sustancias proinflamatorias.

nueces
Omega 3 y Omega 6. En una dieta equilibrada la proporción de estos dos ácidos grasos debería ser 1-2 o 1-3 y normalmente se toma mucha más cantidad de Omega 6, en algunas dietas unas 20 veces mayor el Omega – 6. Cuando hay exceso de Omega-6 y poco Omega-3, y además una ingesta baja de antioxidantes como la vitamina E (nueces, semillas de girasol, hortalizas de hoja verde), la reacción proinflamatoria aumenta y si persiste en el tiempo puede dar lugar al dolor e inflamación crónica.
El Omega-3 genera sustancias antiinflamatorias (eicosanoides). La metabolización de los Omega-6 da como resultado el ácido araquidónico que es el precursor de prostaglandinas y leucotrienos (sustancias inflamatorias).
Se debe aumentar la toma de Omega-3 porque comparte la misma ruta metabólica del Omega-6 y por competencia hace que se generen menos prostaglandinas y leucotrienos, además un derivado del Omega-3 inhibe la producción de la enzima delta-5-desaturasa , esta enzima acelera la producción de ácido araquidónico.


Fuentes de Omega-3: Ver artículo Omega 3.


Consejo: Evita los alimentos procesados, congelados, envasados ya que los fabricantes suelen utilizar ácidos Omega-6 para su elaboración.

PROTEINAS:
El consumo alto de proteínas da lugar a subproductos asociados con el aumento de la acidez en los tejidos, y esto está directamente relacionado con la inflamación (recomendable entre 0.8 y 1 gr de proteínas por kg de peso en personas poco activas; y entre 1 y 1.4 en personas activas).


HIDRATOS DE CARBONO:
A la hora de tomar hidratos de carbono, tenemos que evitar que se eleve mucho la concentración de insulina. No quiere decir que no haya que tomarlos, ya que son la base de una dieta saludable.
Una alta concentración de insulina hace que aumente la cantidad de CRP (marcador inflamatorio). La insulina segregada por el páncreas, aumenta como respuesta a la alta concentración de glucosa en sangre, y esta puede ser debida a tomar alimentos con alto índice glucémico o por tomar muchos hidratos de carbono.
Consejo: toma fibra junto con los hidratos de carbono (integrales), esto enlentece la llegada de la glucosa a la sangre evitando picos de glucosa.


Los micronutrientes: VITAMINAS Y MINERALES
Todas las funciones del metabolismo necesitan de vitaminas y minerales para que se realicen eficientemente. Cuando existe un proceso inflamatorio, las vitaminas más necesarias son las vitaminas C, D, E, B y el mineral Zinc.
Vitamina C: La vitamina C y E estabilizan las estructuras esenciales del cartílago, inhibiendo la inflamación.naranja
Vitamina D: El déficit de esta vitamina hace que el proceso inflamatorio avance (sol, pescados grasos)
Vitamina E: Tiene un papel muy importante en la reducción de la inflamación (almendras, semillas de girasol, aceite de germen de trigo, aceite de oliva).
Las vitaminas del complejo B: B1,B6 y B12 tienen efecto antiinflamatorio, y además son analgésicas.
Zinc es un antiinflamatorio y antioxidante que disminuye la producción de citoquininas proinflamatorias y la producción de marcadores de estrés oxidativo (chocolate, cacao en polvo, cordero, carne de res bajo en grasa, ostras, cacahuete, calabaza, garbanzos, yema de huevo, pavo, espinaca, arroz integral,...).

 

Este artículo ha sido escrito por entrenador personal madrid. Espero que te sea de utilidad.

Visto 32845 veces Modificado por última vez en Domingo, 03 Enero 2016 13:14
Inicia sesión para enviar comentarios